Agenda de Eventos
  • Foro Paraiso Físcal Octubre 2015
  • Foro Fiscalidad de las Relaciones Económicas Hispano Panameñas "Situación actual y restos futuros Julio 2016
  • Foro Estrategia Comercial que complementa el Canal expandido Abril 2017
Bolsa de Empleo

Publicaciones

Datos para preparar el cierre fiscal


A pesar de que nos cuesta pagar impuestos (que bien lo pueden confirmar los “honorables padres de la patria”) es importante no olvidar que el impuesto sobre la renta (ISR) es una consecuencia de obtener utilidades en Panamá.

Y una obligación de todos sin importar la nacionalidad de la persona

En forma recurrente al inicio de todos los años nos enfrentamos al cierre financiero del período con la ilusión de haber obtenido mayores utilidades que el año anterior. Porque de eso se trata en el sector privado: de generar riqueza.

Pero por otro lado también nos enfrentamos al cierre fiscal para determinar el costo tributario que ocasiona tales utilidades del período.

Por tal razón el contribuyente (o su contador) debe tener presente la obligación de practicar el inventario de todo bien, producto, equipo o mercancía para la venta que no haya sido consumido o vendido en el período, y a mantener el detalle del mismo a disposición de la Dirección General de Ingresos (DGI).

La toma de los inventarios es una obligación establecida en el artículo 63 del DE-170 de 1993 que trata sobre la obligación de practicar inventarios: “Todo contribuyente que obtenga renta gravable… está obligado a practicar un inventario físico al comienzo del negocio y una vez por lo menos durante cada año fiscal”.

La razón de esto se sustenta en que el valor de los inventarios al inicio y al final del período es un componente importante en la determinación de la utilidad del período y, por ende, del impuesto sobre la renta (ISR).

Dentro del proceso del cierre fiscal se debe realizar el balance de los ingresos contabilizados versus los que se han de reportar en la declaración jurada de rentas (DJR) anual y versus los ingresos reportados en las declaraciones mensuales o trimestrales, según sea la persona, del impuesto de transferencia de bienes corporales muebles y a los servicios (Itbms) del período.

Por lo general el total debe ser igual a lo facturado, sea manualmente o por equipos fiscales, más los ingresos que no se tienen que facturar o que el contribuyente no esté obligado a emitir facturas Pongo como ejemplos los intereses obtenidos de cuentas bancarias y las transferencias de bienes o activos fijos que deben constar en escritura pública, así como los ingresos exonerados del Itbms.

Una excepción para que los ingresos no concilien existe justificadamente en la actividad de construcción, pues aquí los contribuyentes pueden declarar sus ingresos (en la DJR) bajo el sistema de obra terminada, que seguramente no serán iguales a los reportados en el Itbms cuya obligación de declarar se cumple mensualmente por avance de obra.

En cuanto a los costos y gastos, el contador del contribuyente deberá analizar todos los del período aunque en ese momento y por razones justificadas no se cuente con el documento correspondiente.

El artículo 698 del Código Fiscal es contundente al decir que “Cuando por cualquier causa el contribuyente deje de deducir gastos correspondientes a un (1) año gravable, estos no podrán deducirse de la renta de ningún año posterior. Se exceptúan los gastos que por su propia naturaleza no fueran determinables con exactitud en el año en que debieron ser deducidos”.

Otro análisis crítico se debe hacer para confirmar los gastos que no son deducibles al tenor de las normas generales del ISR, ya sea por falta de comprobación válida o porque transgreden las mismas, tales como la norma general que señala que solamente serán deducibles los desembolsos ocasionados en la producción de la renta o en la conservación de su fuente.

Igual debe analizarse el cargo del período de la reserva para cuentas incobrables y el saldo de dicha reserva al final del período, las donaciones permitidas, los intereses sobre facilidades de crédito garantizadas con depósito de efectivo de cualquier índole aunque esté a nombre de otras personas, entre otros rubros.

Otro aspecto a tener muy en cuenta es el cumplimiento de las normas sobre retenciones sobre remesas al exterior y los pagos por servicios prestados en el territorio nacional por personas no domiciliadas en Panamá, la información sobre las relaciones entre empresas afiliadas sobre las normas de precios de transferencia y la cuenta de los accionistas durante el período, cuyo aumento está sujeto al impuesto de dividendos al 10%, aún sin la distribución de utilidades.

Fuente: prensa.com


Nuestra Ubicación
Urb. Obarrio, Avenida Samuel Lewis y Calle 58,
Torre ADR, Oficina 800 D
Panamá, República de Panamá
Tel:(507)208-5400 Cell:(507)67475900

[Ver Mapa Completo]

AEEP -Asociación de Empresarios Españoles en Panamá © 2015
All Rights Reserved
Desarrollado por SOLARIAN